El programa tutelar es un gran compromiso, pero los voluntarios señalan que la alegría de los usuarios lo compensa todo.

 En el caso del voluntario tutelar una parte importante del proceso es la confección de la pareja ´voluntario-usuario´. Es algo delicado porque al fin y al cabo se trata de construir una relación: «Hacer un amigo», dice Rubén. Por ello, se mira la actitud del voluntario y sus afinidades y se buscan perfiles similares.

Esta frase es parte de un artículo de Diario de Mallorca aparecido hoy día 10/12/17 que puedes ver completo en este enlace.

Deja un comentario